por Alfonso
Me cuenta un testigo ocular, que hace muchos años, cuando los Heraldos del Evangelio fueran aprobados por la Santa Sede, y nuevas e inesperadas vocaciones sacerdotales florecían entre los veteranos de la TFP, hubo una de esas famosas conversaciones “ao pé da escada”, en San Bento, cuando le preguntaron a Joao Cla si discernía en su futuro una ordenación al orden sagrado. La respuesta, al mejor estilo joanino, no se hizo esperar: “Sacerdote? No vale la pena… Pero Obispo? Ahi si estamos hablando de algo importante.”
Años más tarde, cuando el Vaticano confió a los Heraldos del Evangelio la administración de la diócesis de Sucumbios, en Ecuador, se especulaba con la posible consagración del Pe. Rafael Ibarguren, EP como el primer obispo Heraldo. Pero la misión fracasó, los Heraldos se retiraron de Sucumbios, y el Fundador siguió con una orden sin Obispo, liderada por un Monseñor.
Más recientemente, cuando empiezan los frecuentes exorcismos a mujeres de la “Orden Segunda”, los sacerdotes Heraldos, inspirados por el mismo Joao Cla, someten a Satanás a un verdadero interrogatorio para obligar al maligno a revelar sus secretos.
Como ya hemos visto en varios videos publicados, descubrieron (sin asombro pero con entusiasmo) que el odio del demonio hacia “O Monsenhor” es enorme. Envalentonados con este descubrimiento, descubren también que el antiguo Ritual Romano de Exorcismos sólo sirve para darle al demonio “un descanso”, y que el uso de agua bendita, crucifijos, estolas y todos los elementos que la Iglesia usó durante siglos para expulsar demonios en nombre de Jesucristo… en fin… no eran tan eficientes como el uso sistemático del nombre del “hombre elegido por Dios, Joao”.
Para sumar potencia, es bueno también invocar el nombre de Plinio Correa de Oliveira, de su madre Lucilia Ribeiro dos Santos al del mismo Joao Cla. Ante un demonio que se burla de los poderes del agua bendita diciéndole al cura “denme esa agua para tomar”, los Heraldos prueban un agua tocada por Monseñor… y el efecto es superlativo. Eficiente!

Algunos sacerdotes se entusiasman y sugieren si grabar en un teléfono la voz de Monseñor maldiciendo al diablo podría convertirse en un arma portátil, lista para ser desenfundada al menor atismo de posesión diabólica. En un momento de lucidez, Joao Cla no aprueba esta idea, pero se mantiene sonriente y complacido con muchas otras.

Los sacerdotes Heraldos graban (a veces en video de alta resolución) estas batallas, y, para apoyarse mutuamente en su fé, comparten el contenido de estos exorcismos internamente. Se reunen (presididos por Joao Cla), narran anécdotas, elucubran interpretaciones, pero sobretodo se complacen en alagar al Fundador y contarle como lo admiran, como lo aman, como todo lo que hace es perfecto y bendecido por Dios.
Acorralado, contra las cuerdas, hostigado sin cesar por los sacerdotes Heraldos, el demonio terminó revelando en varias oportunidades una noticia impresionante: Joao Clá Scognamiglio era Pontífice de la Iglesia. Por ahora es un pontificado metafísico, pero pronto, una vez muerto el Papa Francisco (se lo conoce internamente como Bergoglio), el Espíritu Santo eligirá como Papa al Cardenal Rodé, que huirá de Roma para refugiarse en Brasil y ordenar Obispo a su protegido: El Monseñor Fundador.
Entonces el pontificado de Joao Cla florecerá. Se especula también con su inmortalidad (pre o post resurrección es un detalle aún no totalmente aclarado), y que, juntamente con Plinio, presidirán sobre el tan esperando Reino de María. Y por si a alguien le quedan dudas, esta todo confirmado por el demonio!

* * *
Suena muy disparatado? Creen que es un invento mio? En una de las reuniones secretas entre Moseñor y sus sacerdotes (17 de Febrero 2016), uno de estos comparte con los demás uno de los exorcismos donde el demonio se ve obligado a admitir el Pontificado de Joao Cla. Más tarde, hacia el cierre de la reunión, el Fundador entusiasma a su audiencia imaginando si en lugar de un humilde Monseñor (“un cargo común” según él), él fuese Obispo… “Fenomenal!!!” A partir de ahi, el camino está abierto para el Papado.
Mientras tanto, los actuales y verdaderos Obispos de la Santa Iglesia parecen dormir, y permiten que una institución que existe para glorificar a un hombre, siga actuando en sus diócesis, recaudando fondos de los fieles, y elucubrando teorías fracamente ridículas sobre el futuro de la humanidad.
Será que alguno despierta?
Tal vez si Ud. comparte con ellos estos videos, no les quede otra alternativa que prestar atención y tomar la medida que la hora impone: una intervención del verdadero Pontífice a la institución, para eliminar las malas prácticas y rescatar lo rescatable.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *